EllaSabe

de salud, belleza, dietas, recetas, hogar y mucho mas...

Sauco - Propiedades que te ayudan a respirar


Las propiedades del saúco, al tratarse como remedios medicinales, sirven como diuréticos, antiinflamatorios, estimulantes del sistema inmune, antibióticos, laxantes y tienen aplicación hasta en el área de la estética corporal. Son una fuente de altas concentraciones de vitamina A, vitamina C, vitamina B6, potasio, calcio y hierro.

Equipo de ella sabe

Escrito por:

Equipo de Ellasabe

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Promedio 4.80 (239 Votos)

Una fruta llena de pigmentos y beneficios saludables

El saúco es una planta de la familia de las madreselvas, se conocen por lo menos 30 especies. Sus frutas son bayas y se localizan principalmente en las regiones húmedas del hemisferio norte del planeta. Su nombre científico es Sambucus y la especie más común, la norteamericana Sambucus canadensis, puede crecer hasta casi 4 metros de altura.

Sus flores, de color blanco y amarillo, se convierten en bayas de color azul intenso o negro, que por lo regular crecen hacia finales del año, en septiembre u octubre. Las bayas son comestibles y desde siglos han sido apreciadas por sus múltiples cualidades.

Los usos del saúco, especialmente de la baya, encuentran gran cabida en la cocina, el sabor ácido y dulce de la fruta del saúco es útil como ingrediente de pasteles, dulces, salsas, mermeladas y hasta vinos y licores. Las aplicaciones de las propiedades del saúco se han llevado fuera de la cocina o la medicina para la elaboración de pigmentos. Los antiguos romanos utilizaban el oscuro jugo del las bayas para teñir el cabello.

¿Para qué sirve el saúco?

Las propiedades del saúco, al tratarse como remedios medicinales, sirven como diuréticos, antiinflamatorios, estimulantes del sistema inmune, antibióticos, laxantes y tienen aplicación hasta en el área de la estética corporal. Son una fuente de altas concentraciones de vitamina A, vitamina C, vitamina B6, potasio, calcio y hierro.

Una alivio para las enfermedades respiratorias

Las bayas del saúco, al igual que diversas bayas de otras plantas, son ricas en antioxidantes. Uno de los beneficios de estos compuestos es mejorar el sistema inmunológico. Para el aparato respiratorio esto proporciona muchos beneficios al ayudar a combatir ciertas enfermedades como la bronquitis, el asma, las reacciones alérgicas y los síntomas de la gripe.

El extracto de las bayas del saúco es excelente para el tratamiento tanto de infecciones producidas por bacterias como por virus; algunos de las enfermedades comunes que estos tipos de infecciones producen son la gripe, los resfriados y la tos.

Se han realizado estudios que han demostrado que los compuestos de las bayas del saúco, entre éstos la vitamina C, en efecto pueden reducir los síntomas de la gripe y de otras infecciones provocadas por virus, particularmente si las bayas se consumen durante las primeras 48 horas a partir de la aparición de los síntomas, los cuales incluyen el dolor de cabeza, de garganta, el cuerpo cortado y el escurrimiento nasal.

Antiinflamatorios útiles para el estómago y las articulaciones

La flor del saúco, al igual que sus bayas, contiene propiedades que sirven como analgésicos. Si las flores se hierven a fuego lento para preparar un brebaje, pueden reducir las molestias de la artritis, el reumatismo y otros padecimientos de las articulaciones. Además, se han observado otros beneficios que incluyen la reducción del colesterol y un estímulo para la salud del corazón.

Tanto la corteza del tronco del saúco como las propias bayas poseen compuestos que tienen propiedades laxantes y son muy útiles para combatir el estreñimiento. Sus propiedades antiinflamatorias también son muy útiles para el tratamiento de enfermedades de las encías como la gingivitis y hasta la inflamación de garganta puede disminuirse haciendo gárgaras o enjuagues.

Un toque de belleza

La flor del saúco posee tantas cualidades como las bayas. Si se aplican gotas del extracto de las flores en los ojos pueden combatir la conjuntivitis. Sobre la piel, untar una preparación o una simple infusión de estas flores puede servir como acondicionador que tiene la propiedad de tonificar y rejuvenecer la piel. Por lo tanto el saúco es un compuesto recurrente en las cremas para los tratamientos de belleza.

Una dulce manera de dar salud

Para elaborar mermelada de saúco, sobre una sartén se debe agregar una taza de agua, una taza de bayas de saúco, una taza de azúcar, media cucharada de nuez moscada y otra media cucharada de canela.

Esta mezcla se coloca a fuego medio y se bate de manera ocasional durante un par de minutos. Después, el fuego se disminuye tanto como sea posible y la sartén debe permanecer allí durante 20 minutos. Cuando el azúcar se haya disuelto, se agrega el jugo de medio limón y se sigue batiendo hasta que el jugo se combine por completo con el resto de la mezcla.

Haciendo pasar la mezcla por un colador fino, se vierte en un recipiente de vidrio oscuro. Se deja enfriar a temperatura ambiente y después se le coloca la tapa al recipiente. Finalmente la mezcla se mete al refrigerador y una vez fría, la mermelada puede consumirse.

Advertencias al hacer uso del saúco

bayas del saúco crudas pueden contener toxinas en ciertas cantidades, por lo tanto se debe evitar su consumo sin la supervisión de un profesional de la salud. Algunos de los efectos negativos incluyen diarrea, vómito, dolor estomacal, mareos, aceleración del ritmo cardiaco y hasta convulsiones. No se recomienda su uso por mujeres embarazadas y en etapa de lactancia y se hace hincapié en consumir bayas maduras del saúco únicamente tras haber sido cocinadas de una u otra forma.